miércoles, 22 de junio de 2011

LOS SIETE CUERPOS

A fin de encarnar, para funcionar en el plano físico y pasar por la experiencia del mundo, cada individuo tiene que tener siete cuerpos. De estos siete cuerpos, tres son los Cuerpos Superiores, los cuales son Divinos y ya son perfectos. Los restantes cuatro, conocidos como “cuerpos inferiores” y también como “cuaternario inferior” o simplemente “cuaternario”, contienen energía que debe ser redimida y transmutada a perfección, por el individuo que ha impuesto imperfección sobre ella a lo largo de muchas eras de vivir. 

Los tres Cuerpos Superiores funcionan en la Octava de los Maestros Ascendidos; los cuatro cuerpos inferiores operan en el plano astral o psíquico de vibración inferior, contentivos de energía mal calificada por la humanidad. Todos los siete cuerpos contribuyen, de alguna manera, a la consciencia del individuo. Los tres Cuerpos Superiores son: 

- la Presencia “YO SOY” 

- el Cuerpo Causal, y 

- el Santo Ser Crístico (también llamado “Santo Cristo Propio” o “Cuerpo Mental Superior). 

Los cuatro cuerpos inferiores son: 

- el cuerpo etérico 

- el cuerpo mental 

- el cuerpo emocional, y 

- el cuerpo físico 

Los tres Cuerpos Superiores sostienen una conciencia de Perfección, pero los cuatro cuerpos inferiores están constantemente añadiendo a la suma total de conciencia de la corriente de vida, sus reportes del bien y del mal. Estos cuerpos inferiores, por razón de su limitado desarrollo, aceptan el mundo de apariencia y contribuyen a la masa conglomerada del pensamiento humano, la cual constituye la conciencia promedio de la humanidad como un todo. 

La posición relativa de los cuatro cuerpos inferiores es: 

1.- Interpenetrando y extendiéndose de 4 a 6 pulgadas alrededor del cuerpo físico, está el cuerpo etérico. 

2.- Interpenetrando y extendiéndose alrededor del cuerpo etérico y del cuerpo físico, está el cuerpo mental. 

3.- Interpenetrando y extendiéndose alrededor de los cuerpos mental, físico y etérico está el cuerpo emocional, el más grande de los cuatro cuerpos inferiores. El cuerpo emocional se extiende a tres pies del cuerpo físico y en algunas personas más aún. 

La Presencia “YO SOY” es el foco individualizado de Dios conectado al corazón del cuerpo físico por medio del Cordón de Plata. Es el “verdadero tú”, el ser a través del cual funcionarás después de haber logrado tu Ascensión. Es Dios dentro de ti, sólo conoce la Perfección y está siempre vertiéndola hacia adelante y expandiéndola. Es tu ser permanente que nunca muere. La Llama Triple en el corazón provee un anclaje de la Presencia “YO SOY” en el cuerpo físico. 

Toda la energía calificada constructivamente, acopiada durante todas tus encarnaciones, está contenida en el gran reservorio de Bien y Perfección representado como siete círculos concéntricos de color alrededor de la Presencia “YO SOY”. Este es conocido como el Cuerpo Causal y contiene el “Bien acumulado”, lo opuesto al karma, el cual es la energía calificada de una manera armoniosa, a través de todas nuestras encarnaciones. El cuerpo causal de cada individuo varía en tamaño y calidad según la cantidad de energía calificada constructivamente que haya sido utilizada a lo largo de las edades, tanto dentro como fuera de la encarnación. La Virtud o Cualidad a que cada individuo es afín, conservará la reserva mayor de energía, el color dependiendo de la cualidad. El cuerpo causal tiene un suministro infinito que puede ser sacado para su beneficio y el de toda la humanidad. Su mismo nombre así lo dice. Es un cuerpo de CAUSA, el efecto está destinado a manifestarse cuando el estudiante así lo invoque. 

El Ser Crístico ha sido provisto por la Presencia “YO SOY” para darnos asistencia en el mundo humano. Por consiguiente podemos llamarlo el instrumento de la Presencia “YO SOY”. Es una réplica (en forma) de la Presencia “YO SOY”, pero vibra a una tasa menor. Operando a una menor vibración, está consciente de la imperfección, como la enfermedad, pero no la asume ni la acepta. El Ser Crístico mora en una posición entre la Presencia “YO SOY” y el cuerpo físico. También es conocido con el nombre de Ángel Guardián, que es un ser inteligente con una conciencia pura y perfecta que crece y se aumenta con el cuerpo causal. Actúa de transformador-reductor de las energías que nos envía la Presencia. 

El Cuerpo Mental fue diseñado para ser el Cáliz para la receptividad de las ideas divinas. Tiene el poder de moldear estas ideas a formas trabajables. La mente está contenida en el cuerpo mental. La mente está para ser la sirviente de la Llama individualizada, no su ama. El cuerpo mental se creó para ser el instrumento que sostiene el patrón de perfección, para construir la forma, o lo que pueda ser que desees manifestar, sosteniéndola hasta que los sentimientos la energicen para la manifestación física. Este cuerpo contiene todos los acrecentamientos de los conceptos humanos, las opiniones, conocimiento y conclusiones extraídas de todas las fuentes de información 

El Cuerpo Emocional, el más grande de los cuatro cuerpos inferiores, contiene nuestro mundo de sentimientos y está compuesto primordialmente del elemento agua. Su servicio correcto consiste en alimentar las ideas Divinas con el sentimiento positivo de logro, irradiar la Naturaleza de Dios en cada Virtud de Felicidad, Pureza, Misericordia, Perdón y Paz. No fue creado para crear los sentimientos violentos que se manifiestan como guerra o imperfección de ninguna clase. El cuerpo mental se diseñó para crear la forma. El cuerpo de sentimientos se creó para alimentar esta forma con vida calificada. Tener el control total de los sentimientos es la meta deseable. Los pensamientos, las palabras y las acciones son poco efectivos hasta que la alegría y el entusiasmo de los sentimientos los proyecte y sostenga en cualquier esfera en que la conciencia del individuo desee que actúen. Así como aproximadamente el 80% del Planeta Tierra está compuesto de agua, así cada individuo que encarna en la Tierra experimenta aproximadamente el 80% de su prueba kármica a través de su cuerpo de sentimientos. Es el entrenamiento más difícil de todos los que pertenecen a esta cadena. Cuando el individuo ha logrado la maestría sobre su naturaleza sentimental se gradúa de la Tierra, ya que ésta es la lección más grande que puede aprender en la Tierra. Las personas reencarnan una y otra vez en la Tierra a fin de dominar el mundo des sentimiento. 

El Cuerpo Etérico es la contraparte y forma verdadera de la forma humana pero está compuesto de un material mucho más sutil. Este cuerpo contiene las memorias de todos los hechos pasados, pensamientos y sentimientos durante esta encarnación y las pasadas, tanto de bien como de mal. Es también el medio para la transmisión de fuerza a todas las partes de la forma humana. Determina la condición del cuerpo físico porque es el reponedor y transmisor de energía y el verdadero intermediario entre los mundos interno y externo del hombre. A la acumulación de estos registros se le llama “conciencia etérica” o “alma”. De allí que el cuerpo etérico sea el sobre del registro de memorias del individuo. Cuando un individuo no está encarnado, vive en su cuerpo etérico y lleva el registro de las memorias o conciencia etérica de sus encarnaciones pasadas. 

El cuerpo etérico es el más cercanamente conectado con el físico, y es el vehículo en el cual viajamos por la noche cuando dormimos. De modo que cuanto más purificado esté el cuerpo etérico y mientras más sensible sea a la Divinidad, más fácil será para ese cuerpo etérico, cuando regresa al cuerpo físico recordar las Verdades Divinas y las experiencias felices que tienen lugar en los niveles internos, conocer el júbilo de estar en la presencia de Seres Divinos y traer esa asociación de vuelta al mundo de la forma. 

El Cuerpo Físico provee el anclaje a la Tierra. Es el vehículo mediante el cual el hombre funciona y expande las fronteras del Reino de Dios dentro de un plano de menor vibración. El cuerpo físico, por tanto, es el “Templo del Dios viviente”. Su función, es la de realizar actos físicos y la de expresarse en el mundo de la forma. Sin embargo, la propia realidad no es el cuerpo físico, el cual no es más que el punto de anclaje en la Tierra a través del cual debe ser canalizada una parte de las actividades de los otros cuerpos. Las imperfecciones en el cuerpo físico son el resultado del impacto de la naturaleza emocional, mental y etérica no sólo de sí mismo sino de otras corrientes de vida. 

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por la información, recién me inicio en el tema y tu entrada me fue de mucha ayuda... Bendiciones!!!

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por ese aporte, es maravilloso saber que somos más qué un cuerpo físico.

    ResponderEliminar
  3. tambien hay el cordon de oro de la edad de oro del hombre en cuerpo glorioso .

    ResponderEliminar