martes, 1 de noviembre de 2011

LA NAVIDAD


El problema asociado con la Navidad es el mismo que ha existido desde la primera Navidad. ¿Exactamente qué significa? Jesús vino al mundo, realizó su obra, nos enseñó y nos dejó el conocimiento suficiente para encontrar nuestra salvación, y entonces se fue. Diecinueve siglos después todavía no hemos encontrado nuestra salvación de manera total, y siempre por la misma razón: que no entendemos el mensaje Crístico. No caemos en la cuenta del verdadero significado de Navidad o de Pascua, como tampoco comprendemos lo que en realidad pasó el Viernes Santo. 

No entendemos lo que Jesús vino a hacer ni por qué lo hizo, y es esta falta de entendimiento lo que nos mantiene fuera del Reino del Cielo. Desde el principio hasta hoy Jesús ha sido el hombre menos entendido en la historia. Ha sido mal entendido por aquellos que le odiaron, y ha sido mal entendido por aquellos que le buscaron o que de los dientes para afuera alabaron su nombre. Hasta que sepamos algo de lo que en realidad vino a hacer, lo que en realidad quiso decir, no servirá de mucho que nos llamemos cristianos. 



La Navidad es el más bello festival de todo el año. No es coincidencia que es el festejo del bebé que creció para cambiar la historia, ya que Navidad simboliza esa cosa mística, la encarnación de Dios en el hombre. Con el advenimiento de Jesús nació el amor en el mundo... así como lo llamado humildad verdadera. Los que habían venido antes habían enseñado justicia, un Dios de misericordia malcarada, pero Jesús enseñó amor y compasión. Puso estas cosas dentro de la raza humana y no volverán a ser desarraigadas nunca más. 

Los cristianos no siempre han exhibido estas cosas a lo largo de los diecinueve siglos transcurridos desde que Jesús vino. No obstante, tales cosas se encuentran ahora en la mente de la raza y en futuro comenzarán a expresarse. La raza humana cesará de temerse y odiarse entre sí. 

Para Jesús, el Amor Divino era la cosa suprema y vital. Ningún otro ser humano jamás ha amado tanto a su prójimo como Jesús. Para Jesús amar era la llave tonal a la vida, la entrada a la paz, la armonía y la acción correcta. Amó a la humanidad y lo demostró tanto con su Vida como con su muerte. 



Fecha de su nacimiento 

El calendario moderno se basa sobre la supuesta fecha de nacimiento de Jesús pero hoy sabemos que se cometió un error de seis o siete años. Pero eso no importa. Los israelitas habían estado orando por un Mesías durante cientos de años. La explicación de por qué vino en esa época en particular es que era el momento para que viniera un gran maestro porque era la primera y única vez en la historia registrada que el mundo era uno, que estaba unificado. Así, su mensaje podía ser llevado más fácilmente por todo el mundo. 

En aquellos días, sin embargo el mundo era la cuenca del Mediterráneo. Nadie sabía nada de China, de Japón o de Sudáfrica. El mundo se extendía desde el norte de África donde termina el desierto del Sáhara hasta el norte a los ríos Rin y Danubio. 

Nadie había oído jamás de América, y en el oriente iba hasta el otro lado del Mediterráneo y un poquito más. Ese era el mundo y en aquellos días había un emperador, una ley, por todo el mundo. Era el momento ideal para que viniera el Salvador. 



Relato 

Los Padres de Jesús vivían en el norte de Palestina en Nazaret pero eran de Judea. Su hogar ancestral era Belén, y se movilizaron a Belén para registrarse en el censo. 

Cuando María y José se aproximaban a Belén, le sobrevino a María el parto. No había habitación en la posada a la que se llamaba khan y era un recinto de cuatro paredes con una amplia apertura en uno de los lados. Se construían y se colocaban separadas por un día de viaje entre sí en los caminos de Jerusalén a Jericó, de Jerusalén a Damasco… La gente usaba burros, camellos o mulas y llevaban sus provisiones consigo. En aquella ocasión había grandes multitudes en los caminos y cuando María y José llegaron al khan estaba lleno. Pero había cuevas en la vecindad que a menudo eran usadas por los pastores y otros para protegerse del frío o de noches tormentosas. Aquí fue donde José y María pasaron aquella noche. Allí tenían todo lo que necesitaban y un pesebre en la pared de la roca en el que podían poner al niño Jesús. 

Cuando llegó Jesús no llegó a un palacio real como muchos pensaron que lo haría. Muchos estaban esperando a alguien que restablecería un reino material y que restauraría las glorias perdidas bajo Salomón. Pero no fue así, y nació en una familia sencilla y en un establo. 



Símbolos 

El establo simboliza nuestro presente estado de conciencia con sus sentimientos de desmerecimiento. Simboliza el Cristo que nace en cualquiera de nosotros en el momento que le damos todo nuestro corazón a Dios. El Cristo entra a un establo, no a un palacio, pero el Cristo santifica y glorifica ese establo de manera que se convierte en el Templo del Dios viviente. 

El burro representa esta mente nuestra que a veces se pone terca. El burro significa la mente humana que no ha sido iluminada por el Cristo. 

El buey representa el cuerpo, el tirón de las fuerzas animales que mantienen a mucha gente fuera del reino. 

La oveja representa nuestra naturaleza espiritual. 

El Cristo nace y unifica a los tres. 



Época de la Navidad 

Observamos la Navidad en la última semana de Diciembre. Los primeros cristianos se propusieron conseguir que sus seguidores se alejaran de las celebraciones paganas de Roma, por lo que fijaron que la Navidad ocupara el lugar de la Saturnalia romana. Sin embargo, Jesús no nació en invierno, sino en primavera o temprano en el verano; los pastores estaban en las colinas con sus ovejas. 

Los pastores del relato navideño eran gente sencilla pero muy espiritual. Tenían un entendimiento espiritual pero no eran pobres ya que tenían todo lo que necesitaban: los vestidos que llevaban puestos, una sencilla cabaña y sus ovejas pero eso era todo lo que necesitaban. Y además, tenían el tiempo para pensar y meditar y lograr el entendimiento espiritual de manera que sabían que algo importante estaba aconteciendo y un ángel se les apareció. Cuando el ángel se les apareció por primera vez a los pastores, la primera reacción de ellos fue miedo. Al principio tuvieron miedo porque les parecía demasiado bueno para ser verdad. Esa es la tragedia de la naturaleza humana. Pensamos que algo es demasiado bueno para ser verdad, pero la perturbación nunca nos sorprende. Nos lamentamos de ella pero nunca pensamos que es demasiado mala para ser verdad. 



Temor al cambio 

Cuando acontece algo nuevo y extraño lo primero que siente la mayoría de gente es miedo. Se tiende a interpretar algo inesperado como malo y peligroso. 

El ángel les dijo a los pastores “No temáis, porque os doy nuevas de gran gozo”. 



Mensaje y señal 

Los ángeles trajeron a los pastores un mensaje que ellos podían entender “Ha nacido hoy en Belén, un Salvador, que es CRISTO. Hallaréis al niño envuelto en pañales en un pesebre.”Se les había dicho todo cuanto necesitaban saber. 

La Biblia está llena de conocimiento e inspiración. El aire está que hormiguea pero el ciego no puede ver la Luz, ni el sordo oír la música. Y todos estamos ciegos a la Luz de Dios y sordos a la Música de las Esferas. No vemos y no oímos por lo que decimos: “No está allí, pero claro que está.” 

Estos pastores recibieron inspiración, aceptaron el mensaje y no se quedaron sin hacer nada esperando que algo pasara. Se fueron y encontraron al Niño Cristo. Y eso es lo que se supone que debemos hacer en nuestras vidas, encontrar al Niño Cristo en nosotros mismos. 

Los Magos de Oriente 

Los Magos que vinieron de Oriente eran sabios porque eran espirituales. Se habían pasado mucho de su tiempo en oración y viviendo la vida espiritual y ellos sabían que algo maravilloso estaba ocurriendo en la Tierra. Habían visto una estrella. La siguieron y ésta los condujo al bebé en Belén. La gente que se mantiene cerca de Dios sabe muchas cosas que la gente que no, no tiene manera de saber. 

Después que nació el Niño fue llevado al Templo, donde había un viejo llamado Simeón que había dedicado su vida a Dios y también sabía lo que estaba pasando. La mayoría de la gente pensaba que cuando el Mesías viniera, vendría a iluminar sólo a su propia nación particular y raza. Pero estaban equivocados y Simeón lo sabía. Jesús vino a redimir la totalidad de la raza humana. 



Antes de que Jesús llegara a la Tierra, Él era un gran ser espiritual y cuando decidió regresar a la Tierra, tuvo que nacer de un ser humano. ¿Era Él Dios? Sí, y también lo somos nosotros. Jesús era Dios mas no Espíritu Infinito. La totalidad de Dios no podría estar limitada a la forma humana. Jesús era la expresión de Dios, tanto cuanto lo somos nosotros. Pero Jesús sabía que Él era Dios mientras que nosotros creemos vagamente que lo somos pero no lo sabemos. Cuando lo sepamos, entonces seremos capaces de hacer todas las cosas que Jesús hacía tal y cual Él prometió que haríamos. 

Jesús escogió regresar a la Tierra a fin de realizar una gran obra para con la humanidad y por eso se le denomina el Salvador del Mundo. Nuestra emancipación espiritual y física hubiera venido mucho más lentamente de no haber sido por la obra que realizó Jesús en y a la mente de la raza. 

A fin de ayudarnos, Jesús tuvo que convertirse en uno de nosotros, tuvo que nacer de una mujer y regresar dentro de la raza humana. Nada se puede hacer desde afuera. Hasta Dios no nos ayuda desde afuera. ¿Cómo nos cura Dios? ¿Cómo nos libera Dios? ¿Cómo nos perdona? No desde afuera, sino trabajando en nosotros, cambiando nuestra conciencia. Cuando se cambia lo interno, el cambio externo sigue en conformidad con dicho cambio interno. 



La Enseñanza de Jesús 

Jesús vino a enseñar compasión y amor del uno por el otro. Jesús enseñó la alta metafísica y la alta espiritualidad, y su piedra angular era la compasión y el amor. 

Este es el relato del Niño de Navidad. Pero resultaría equivocado pensar que el cuento terminó hace dos mil años cuando Jesús se desmaterializó en la Ascensión. La verdad es que la cuestión se está dando en todo momento y que es la intención de Dios que sea para todo el mundo. 


EL ESPIRITU DE LA NAVIDAD 

El espíritu de Navidad comienza a fluir alrededor del Planeta Tierra hacia el final de Noviembre (Día de Acción de Gracias) y continúa durante siete semanas hasta el 12 o 14 de Enero. 

El Espíritu de Navidad es una emanación de Amor que lleva las Cualidades Perfectas de los Maestros, de los Ángeles y de todo habitante del Reino del Cielo. Vierte sobre la Tierra algo parecido a una lluvia dorada, compuesta de hermosas partículas de Luz, siendo cada una de estas partículas como una estrella de nueve puntas. Toda la atmósfera inferior de la Tierra así como todos los cuerpos de la gente que sobre ella vive, son envueltos en esta Luz. Se incrementa en Poder hasta la Nochebuena, cuando su potente Presencia es sentida más palpablemente hasta por las más densas mentes externas. 

A la vertida de los Seres Celestiales se suma una tremenda Radiación desde los Retiros Internos y Santuarios de un extremo a otro del Planeta, bajo la guía de los Maestros de la Gran Hermandad Blanca que sirven en estos lugares. 





MENSAJE DE NAVIDAD 

A medida que el Planeta Tierra llega al cumplimiento de su revolución anual alrededor del Sol, la acción vibratoria de los doce meses comienza a sonar su acorde y nota final, las cuales contienen en sí la llave tonal del año, y la cual, para los días restantes del año, será la vibración predominante que la gente sentirá por doquier. 


LLAVE TONAL DEL AÑO 

Cada ser, encarnado, desencarnado o Ascendido es un centro vibratorio, como la cuerda pulsada de un arpa. Es la capacidad Ascendida o Cósmica, la pulsación de la vibración que conforma la radiación del servicio asume una nota particular en este momento, la cual es la llave tonal del año, y los diversos servicios de la Hermandad se combinan gentilmente con esa nota, conformando el Espíritu de la Navidad que es sentido, absorbido y establecido por la raza. Así, la llave tonal del año es impresionada poderosamente una vez más en los cuerpos, en los registros akáshicos y en la atmósfera de la Tierra, de modo que el mayor servicio posible al hombre pueda estamparse en la conciencia de toda la gente antes de que la nueva vibración del año sea sentida e interpretada. Tiene un propósito adicional, que es el de aquietar la conciencia de todos los seres en preparación para la recepción de esas nuevas fuerzas y corrientes , que se convertirán en la vibración predominante cuando el Señor de la Vida descargue el Pensamiento-Forma y la vibración del sentimiento que será la llave tonal del año entrante. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario