lunes, 10 de septiembre de 2012

CUIDAR LOS CUATRO CUERPOS INFERIORES

La desintegración de los cuerpos inferiores comienza a tener lugar desde que al primer pensamiento y sentimiento incontrolado se le permite romper la armonía natural de los vehículos que se proveen para el alma que entra. 

Ustedes están habiéndoselas con gran cantidad de individuos que han estado encendiendo dinamita en la sala de sus casas desde el día que sus ojos se abrieron en la tercera dimensión. 

Cuando esta gente entra a la Luz, volviendo su atención al Poder de Dios, comienza a atraer más Luz a sus cuerpos. Esta Luz naturalmente armonizaría y re-polarizaría los cuerpos inferiores si se mantuviera una medida de auto-control, pero siendo que la disonancia ya es muy grande, el sólo invocar poder a las diversas acciones vibratorias es energizar la discordia que ya está presente. 

Si toda persona que entra a esta Actividad fuera a auto-armonizarse, atrayendo el Poder de la Luz a través de los cuatro vehículos, dicha persona crearía un cuerpo inmortal en menos de un año. 

La humanidad sólo cuenta con una manera para regresar al estado de inmunidad que fue simbolizado en el Jardín del Edén, esto es, traer conscientemente la Luz a los cuatro cuerpos inferiores, y esa Luz actuará de manera similar a un cargador eléctrico al tiempo que fluye al interior de cada electrón, haciéndolo girar más rápidamente en su órbita, y acelerando gradualmente la rata vibratoria de los cuerpos inferiores, lo cual, de ser sostenido mediante un esfuerzo consciente, llevará a la corriente de vida a un estado en que la discordia y la imperfección ya no se registrarán más. 

El propósito de atraer la Luz conscientemente al propio cuerpo es el de aumentar la actividad vibratoria de los electrones mediante una carga adicional de potencia, y a medida que cada electrón gira alrededor del núcleo central del átomo al cual pertenece, su aumentada acción vibratoria cambia los contornos del cuerpo así como también los procesos de su pensar y sentir; y cuando esta aceleración ha tenido lugar hasta cierta intensidad, las vibraciones lentas de discordia, enfermedad, y desintegración no pueden ya más adherirse al conjunto de vehículos que alcanzan este estado de aceleración más de lo que una tortuga podría abordar un tren expreso que va a toda velocidad. 

Antes de que el hombre pueda llegar al punto en que podrá unirse a los Maestros Ascendidos, tendrá que llegar a dominar las vibraciones de sus cuerpos hasta el punto en que éstas no creen ya más disonancia en su mundo ni en el de otros. 

Si ustedes pensaran antes de hablar y actuar, y antes de sentir, le permitirían a los elementos de sus cuerpos regresar a su Belleza, Armonía y Paz originales, porque tan pronto la presión de discordia es controlada conscientemente, el estado natural de la corriente de vida comienza a auto-establecerse al tiempo que el Santo Ser Crístico devuelve los electrones a sus órbitas naturales; y es por esto que los individuos que han llegado al punto de maestría y Paz manifiestan una gran belleza, y la razón de que todos sus Dioses y Diosas (Maestros Ascendidos) sean expresiones de la Divina Majestad, Divinidad, Gloria y Armonía. 

La apariencia de su cuerpo físico es determinada por la cantidad de Luz que se utiliza dentro de los cuatro vehículos inferiores, los cuerpos mental, emocional, etérico y físico. 

La emanación natural de Luz a través de los cuerpos inferiores conforma la pared protectora a la cual se hace mención en su instrucción como el Tubo o Pilar de Luz. Cando los electrones se mueven más lentamente en sus órganos y células, atraen menos Luz desde el Santo Ser Crístico y la resistencia natural de la corriente de vida se debilita. 

Cuando la raza se armonice y la energía descargada a través de sus cuerpos deje de ser calificada discordantemente, no existirá ya más la ancianidad ni la enfermedad, y los vehículos, cuando se les abandone al cierre de esa particular fase de la experiencia de vida, estarán en tan perfecta condición como cuando fueron diseñados por los constructores de la forma. 

Cuando la humanidad tome un verdadero interés en las acciones vibratorias que permite pasen a través de sus cuerpos, un estado de gran Armonía y Belleza será expresado en sus corrientes de vida. 

Los cuerpos de los Maestros Ascendidos, de la Hueste Angélica tanto como de la Guardia Querúbica y Seráfica, están siempre haciéndose más finos y más bellos a medida que la energía que se vierte a través de los electrones es cargada con cada vez más Luz, Amor y Balance. De esta manera, el Maestro Jesús, quién ascendió hace muchos siglos, es con creces una figura más majestuosa hoy de lo que lo era en aquel entonces. 

Como es arriba, así debería ser abajo. La corriente de vida que ha alcanzado la madurez debería ser más bella y exquisita de rostro y forma a medida que transcurren los años y así será en los días venideros. 

Cuando la batería de su automóvil se descarga, se le conecta a un equipo provisto para recargarla. 

La batería de sus cuerpos físico, mental, emocional y etérico se descarga de igual manera mediante el uso constante; y así como la batería se descarga, así mismo la acción vibratoria de sus cuerpos se hace cada vez más lenta, al igual que las revoluciones de la hélice en el carro, hasta que finalmente deja de moverse si el cuerpo está lo que ustedes denominan “muerto”. 

Cuando sus cuerpos llegan a este estado, el cual usualmente ocurre desde los sesenta años en adelante, inmediatamente se convierten en presas de vibraciones invisibles que se mueven con una rata igualmente lenta a través del plano físico. Estas vibraciones son enfermedad, desórdenes mentales y, finalmente, la condición de desintegración, conocida a la mente mortal como “la muerte”. 

La gente dice “ya no tengo resistencia”, lo cual es verdad porque la cantidad de Luz asignada a los cuatro cuerpos para esa encarnación ya se gastó en excesos de naturaleza emocional, mental y física. 

A menos que dicho individuo sepa cómo recargar los cuerpos inferiores conscientemente atrayendo Luz desde el Corazón de Dios, de la misma manera en que fue recargada la batería del automóvil, dicho individuo finalmente caerá en la experiencia natural de desintegración, y pasará por el cambio. 

En los días bíblicos tempranos, hombres y mujeres vivían de setecientos a mil años en un cuerpo. 

Ustedes han aprendido cuán esencial es atraer, desde la Presencia LUZ que es el alimento de los cuerpos internos, y el único medio por el cual se puede acelerar su acción vibratoria. 

¿Cómo se atrae la Luz? Se hace mediante la Ley de Atracción Magnética. La atención es un embudo. Doquiera la dirijan, inmediatamente comenzará a fluir a su mundo la sustancia sobre la cual la dirigieron. 

A través de este embudo viene: 

- o la Conciencia Maestra Ascendida y la Luz de Dios que nunca falla 

- o la acumulación humana de la corriente de vida sobre la cual han fijado el rayo de su atención 

A fin de intensificar o aumentar la acción vibratoria de sus cuatro cuerpos, no tiene más que poner su atención sobre algún Maestro o sobre su propia Presencia “YO SOY”, y mientras está allí, naturalmente cargarán esa Sustancia de Luz de manera tan mecánica como la batería del automóvil recibe carga del cargador. 

El que se acuesten sobre la cama y visualicen es LUZ vertiéndose a través de sus cuatro cuerpos inferiores durante cinco minutos, tres veces al día, aceleraría en gran medida la acción vibratoria de sus vehículos. 

Cuanto más atención le den a la LUZ y tanto más LUZ atraigan a sus vehículos, tanto más rápidamente ellos vibrarán, y tanto más fácil les resultará mantener la armonía, porque cuando vibran más allá de cierta tasa, la inarmonía ya no se puede registrar sobre su carne o cuerpos, no más de lo que una abeja puede sentarse sobre la hélice de un avión. Entonces el tener Auto-control no será ya más un esfuerzo de voluntad, sino que están vibrando tan rápidamente en pensamiento y sentimiento que la acción vibratoria humana deja de existir. 



1 comentario:

  1. Todas las clases son excelentes....mil gracias por publicarlas...Los amoooo

    ResponderEliminar